La vida real, una vida analógica

Hace ya más de dos semanas que no tengo ningún tipo de vida en la red, al menos con aportación y/o huella. Exactamente desde el

5 pensamientos en “La vida real, una vida analógica

  1. Muy buen post, que sin duda he tenido que releer de quien era porque porque ha subido el nivel…

    Me ha gustado mucho en el fondo, y desde luego en la forma…

    ¡¡¡Asi me gusta!!!

    Me gusta

  2. Hola Alberto,

    Lo primero de todo, me alegro muchísimo de que todo haya salido bien y de que la pequeña haya podido volver sana a casa. Un abrazo fuerte para todos.

    Sobre la reflexión del post… poco que aportar… las injusticias a nivel local, nacional y no digamos ya internacional, llegan a ser de tamaño internacional.

    Hay mucha gente con muy buenas intenciones y actos en pro de ayudar a los demás, pero lo cierto es que parece que la codicia, la avaricia y el egoísmo ganan, por desgracia, la batalla por goleada.

    Muchos conflictos y 23 guerras declaras en el mundo, algunas realmente atroces (en lo que a derechos fundamentales se refiere) como es la del Congo (extensible a más territorios del continente) desde su independencia de los Belgas, o la también no reciente guerra Judio-Árabe… Asía, Sudamérica y otros tantos sitios no se quedan atrás.

    Lo que también tengo claro es que tampoco podemos culparnos por muchas cosas que aunque quisiéramos y pusiéramos todo nuestro empeño no podríamos solucionar ni dar soluciones.

    Lo importante es que la vida sigue, que somos unos privilegiados y que tenemos que ser conscientes de ello y aprovecharlo al máximo, sin olvidar a aquellos que no lo son.

    Me alegro de volver a leerte y te envío un abrazo fuerte Alberto.

    Me gusta

  3. Me alegro mucho de que todo saliera bien y que puedas disfrutar de tu familia que es lo mejor de la vida sin duda.

    Me has dejado sin palabras. Impresionante post escrito desde el corazón.

    Animo y suerte.
    Gracias por compartir un abrazo muy fuerte.

    Me gusta

  4. Ey Alberto! No sabía lo de vuestra bebé, me puedo hacer una idea de los malos momentos. Pero de todas esas cosas se aprende un montón: al final lo que realmente necesitamos en esta vida son muy pocas cosas… que cuando faltan lo demás no tiene ningún valor.

    Me alegro que ahora esté solucionado!
    Ánimo y a empezar el año con mucha fuerza!
    Un abrazo fuerte para tí y los tuyos!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s